Queridas y queridos sincronautas:

Hoy es el Día Mundial de la Paz, entonces, habría que decir ¡Feliz Día Mundial de la Paz!

O más bien lo correcto sería usar la misma expresión pero con signos de interrogación, ¿Feliz Día Mundial de la Paz?

¿A caso la Paz no es algo que se deba celebrar todos los días?

Nuestra sociedad occidental y/o tecnosfera ha creado todas estas celebraciones (día de la madre, día de la mujer, día de la Tierra…) con la intención más bien de manipular los sistemas de creencias y hacernos caer en las tendencias que ahondan en la división del espíritu.

Todas estas fórmulas no llevan más que a la confusión de la mente ya que su verdadera función es la de distraer, quitar la energía a la gente y mantener el ciclo de karma colectivo.

Si lo que queremos realmente es la Paz en el mundo debemos trabajar día a día para revertir todas las formas de ignorancia y sometimiento que surgen de esta ignorancia.

Para empezar, hacer creer de forma global que necesitamos a las máquinas para vivir y/o sobrevivir ha sido la mayor estafa para la consciencia de este planeta perpetuada durante siglos y milenios.

Por una parte, la tecnología pudo haber sido importante para el desarrollo y la evolución de los humanos. Por otra parte, la falta de coherencia y luz en el asunto han llevado a usar las máquinas en la mayoría de los casos para las guerras y el control exacerbado de los recursos del planeta.

La REAL tecnología es interna. Todo lo que hemos creado ya está en nuestro interior por lo que no necesitamos seguir explotando los recursos y haciendo de este planeta una granja que se retroalimenta de emociones y sufrimiento.

Decir también que la mayoría de las muertes de este planeta se producen por el uso de las máquinas… ¿lo sabías?

Hemos olvidado nuestro origen cósmico y nacemos ya con una programación sistémica que nos separa de nuestra verdadera naturaleza y memoria galáctica.

Como contrapunto hay que mencionar a Nicholas Roerich por su labor al crear la bandera de la paz y el pacto que lleva su nombre, el Pacto Roerich, para la protección de Instituciones Artísticas y Científicas y Monumentos Históricos.

Los verdaderos logros de la consciencia planetaria son aquellos que ahondan en la universalidad y buscan la evolución en conjunto de todos y para todos. Con la bandera de la paz tenemos un símbolo que es una verdadera tecnología para la mente o dispositivo, dicho de otra manera, un Yantra.

Si lo que queremos es verdaderamente alcanzar la Paz en este planeta, la dirección correcta es el viaje interior y la exploración de la consciencia galáctica.

Si lo que queremos es verdaderamente alcanzar la Paz en este planeta, hay que cambiar el calendario gregoriano que disocia la mente colectiva por el sincronario de las 13 lunas para la restitución de la consciencia continua en los seres humanos.

La Paz es siempre AQUÍ y AHORA. Depende de cada uno hacer uso del orden sincrónico alineando los ejes de la voluntad, la mente y el espíritu para su interno desarrollo.

Os deseo, entonces, una feliz vida en Paz, una feliz existencia en Paz, una feliz consciencia en Paz.

Atentamente,

Maya Galáctico 999.

(ÚLTIMA TRANSMISIÓN)

Hoy en el orden sincrónico hay Luna llena. A continuación una meditación al respecto.

🌕 Meditación de Luna Llena 🌕

¿Diferencias entre los 12 meses y las 13 lunas?

El calendario de 12 meses surgió por una imposición de la energía masculina sobre la energía femenina.

Esta medida irregular y artificial de dividir 1 año en 12 meses se ha proyectado durante milenios. Esto nos ha llevado hasta la actualidad viviendo en el materialismo histórico, perpetuando la esclavitud en el planeta, con guerras por intereses económicos y un mundo dependiente de las máquinas.

Esta frecuencia se resume en “Tiempo x Energía = Dinero”.

En oposición, el sincronario de las 13 lunas es la herramienta más armónica de medición de tiempo que existe.

Para recuperar la realidad en nuestro tiempo, repartir 1 año en las 13 lunas de 28 días nos permite sintonizar con los ciclos de la naturaleza: el principio femenino y creativo.

28 días cómo el ciclo de la menstruación de la mujer.

28 días que forman 4 semanas.

28 x 13 = 364 días + 1 día fuera del tiempo = 1 año.

Devolver a la historia el equilibrio entre lo masculino y lo femenino es la principal misión de los que practicamos una ciencia del tiempo.

Por todo esto, la Ley del tiempo es “Tiempo x Energía = Arte”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *