Queridas y queridos sincronautas:

KIN 11 Mono Espectral Azul es sinónimo de hablar de Jose Argüelles, uno de los seres más importantes de nuestra misión planetaria de la era actual.

A la altura de grandes maestros de la Historia cómo Lao Tse, Leonardo Da Vinci, Albert Einstein o Nikola Tesla la gran aportación que hizo Jose Argüelles fue la Ley del tiempo.

La Ley del tiempo es una formula muy sencilla que tiene la función de explicar el Universo desde la dimensión del tiempo (4D).

Según la Ley del tiempo, todo lo que se manifiesta en el mundo físico proviene del reino imaginal con la intención de ayudar a la evolución a los distintos seres que pueblan las distintas dimensiones. La Ley del tiempo se expresa como:

Tiempo x Energía = Arte.

Entender que servimos a un orden superior o orden sagrado es entender que la Ley del tiempo nos ha creado y nosotros también estamos haciendo uso de ella en cada AQUÍ y AHORA para crear nuestra realidad.

Este tipo de orden recibe el nombre del ORDEN SINCRÓNICO. Esto quiere decir que todo sistema que relaciona dos o más energías en el espacio y el tiempo se encuentran en equilibrio gracias a la sincronicidad.

De otra manera, lo que se entiende como causa y efecto en la dimensión del espacio (3D) en la dimensión del tiempo (4D) se expresa como sincronicidad.

Entender la Ley del tiempo nos hace la vida más fácil ya que las preguntas que se hicieron a lo largo de la Historia cómo ¿de dónde venimos? ¿quienes somos? y ¿a dónde vamos? son respondidas de inmediato: el todo es eterno.

Todo surgió de la Ley del tiempo incluso el haber olvidado nuestro origen ya que en parte fue la única manera de poder evolucionar en el mundo material y en concreto en el planeta Tierra cuando todavía no habitaba la consciencia en este lugar.

Todos los sistemas que fueron canalizados por Jose Argüelles (el sincronario de las 13 lunas, la actualización del Tzolkin maya o módulo armónico, el Encantamiento del Sueño, el Telektonon, el Synchronotron…) son sistemas perfectamente armónicos basados en números enteros.

Más allá de la Ley del tiempo nuestra función es ir explorando nuestra creatividad por uno mismo desde la sincronicidad.

Al final no es una cuestión de tiempo sino de ORDEN. Sólo podemos evolucionar si encontramos un equilibrio entre el orden y la sincronicidad.

Entonces, debemos estar agradecidos a este gran mensajero y maestro del tiempo por hacer de puente hacia el orden sincrónico.

Que así sea recordado su legado por toda la humanidad.

Atentamente,

Maya Galáctico 999.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *